Excursión a Belén en 1 día

Esta pequeña ciudad se encuentra a tan solo 9 kms de Jerusalén, aunque llegar hasta ella puede llegar a ser una aventura ya que se encuentra dentro del Estado de Palestina. Es un destino ideal para visitarlo en un día, tiempo de sobra para descubrir el lugar de nacimiento de Jesús, así como sus alrededores.

    CONTENIDOS
  1. Qué ver en Belén y alrededores
  2. Cruzar el muro que separa Palestina de Israel
  3. Cómo llegar a Belén desde Jerusalén

Que ver en Belén en 1 día

Basílica de la Natividad

El acceso a la iglesia es a través de una abertura en el muro de la Basílica, tan pequeña que hay que agacharse para entrar. Hay bastante cola pero se mueve con rapidez. Esta basílica de estilo paleocristiano fue construida por primera vez en el siglo IV d.C. por Constantino, sobre la cueva en la que se cree que nació Jesús, el “portal de Belén”.

La entrada es gratuita.

La Basílica desde Manger Square

Dentro se pueden visitar diferentes grutas. Una de ellas, la Gruta de la Natividad es más fácil de encontrar por la enorme cola que hay enfrente de ella para acceder. Dentro, una estrella de 14 puntas que señala el lugar exacto donde nació Jesús y una pequeña capilla donde fue depositado tras su nacimiento. Nosotras estuvimos unos 15 minutos esperando y la cola no se movió un ápice, así que tuvimos que desistir del intento.

Manger Square («Plaza del Pesebre»)

Es el punto neurálgico de la ciudad, donde confluyen todas las calles y donde se encuentra la oficina de turismo. Desde ella se accede de frente a la Basílica. Si os coincide que es hora de comer o de cenar en esta plaza hay varios restaurante aunque por lo que pudimos observar eran más caros que en el resto de calles.

En este momento, cuando pensábamos seguir nuestra ruta justo después de comer, conocimos a un guía palestino, Siaf, muy amable, que nos ofreció hacer una ruta por el Herodion y el Muro. Al principio tuvimos nuestras dudas, pero tras regatear el precio y ponernos los dientes largos con lo que íbamos a ver, accedimos. A día de hoy y a toro pasado, es una de las mejores experiencias que recordamos de nuestro viaje a Israel y Jordania en 10 días.

Herodion

El Herodion desde la carretera

Ya fuera de la ciudad, pero a tan sólo 10 kms de Belén se encuentra el Herodion, un castillo-palacio construido por Herodes el Grande en el s. I a.C. A día de hoy las ruinas son dignas de ver, al encontrarse dentro del territorio palestino no hay muchos turistas con lo cual se puede disfrutar de la visita prácticamente en solitario.

Según se asciende por la colina las vistas van mejorando, al este se puede apreciar el Mar Muerto y si miráis hacia el sur se pueden identificar algunos asentamientos israelís ilegales dentro del territorio palestino. Se diferencian de las demás construcciones por sus tejados rojizos.

La visita más o menos dura una hora. Os dan un pequeño folleto que ayuda a ir identificando las diferentes partes del palacio, así como un mapa para ir accediendo a las cisternas escavadas en la colina.

Herodion. Palacio y tumba de Herodes
Yacimiento arqueológico y casas palestinas al fondo

Horarios: De sábado a jueves de 8.00 a 17.00 horas.

Precio: 25 shekels

Bansky en la ciudad de Belén

A la vuelta del Herodion nuestro guía nos hizo una ruta por la ciudad, ¿el objetivo? Buscar los grafitis de Bansky. Estos pueden aparecer en los sitios más insospechados: en el interior de una tienda de regalos, en la pared de un centro de lavado de automóviles o en una simple pared de hormigón de la ciudad. Cada cual más especial.

Nosotras tuvimos la suerte de que pudieran llevarnos en coche a cada una de ellas y poder bajar a fotografiarlas, sino es así, la ciudad no es muy grande con lo que en un paseo un poco largo podéis encontrar muchas de ellas. La foto de la izquierda estaba dentro de una tienda de regalos.

Cruzar el muro que separa Palestina de Israel

En 2002 el Gobierno de Israel aprobó la construcción de una barrera que separará los territorios cisjordano e israelí. A día de hoy la mayoría son alambradas y vallas, pero en la ciudad de Belén se construyó un gran muro de hormigón.

Nosotras recorrimos durante unos 15 minutos el muro, la impresión que da es bastante sobrecogedora y según te vas acercando el check point para cruzar de nuevo al otro lado se incrementan los puestos de venta ambulante. Los grafitis urbanos son dignos de ver, algunos realmente impresionantes, así que nos tomamos un tiempo para pasear y decidimos cruzar a pie la frontera, experimentar la misma sensación que viven israelís y palestinos cada vez que quieren cruzar al otro lado. El acceso son unos túneles zigzagueantes que finalizan en unas puertas que parecen el acceso a una cárcel y un control de pasaportes, pasamos con éxito y justo a la salida teníamos el autobús 241 que nos llevaba de vuelta a la puerta de Damasco.

Esta maravilla es uno de los ejemplos del arte callejero en Belén

Otros lugares de interés

Nuestra intención en esta visita a Belén en un día era ver otros dos puntos de interés para nuestra religión, que por motivo de improvisación con nuestro amigo Siaf no pudimos hacer, pero que os lo dejamos reflejado por si disponéis de tiempo.

Gruta de la Leche

Es un templo donde, según la tradición, la Virgen María estando amamantando a Jesús derramo una gota de leche. Está a tan solo cinco minutos andando de la Basílica de la Natividad.

Capilla del Campo de los Pastores

A unos 2 kms de la Gruta de la Leche se encuentra esta iglesia ortodoxa rusa. Es el lugar donde se cree que un arcángel anunció la llegada del Mesías a un grupo de pastores.

Muy cerquita de ella hay otro grafiti de Bansky.

Lo más curioso: pese a ser cuna del cristianismo, es una ciudad en medio de territorio palestino, y por tanto la religión que impera es la musulmana, que se respira por cada poro de la ciudad.

Cómo llegar a Belén desde Jerusalén

  • Coche: si disponéis de coche, podéis ir hasta el muro que separa ambas ciudades, pero allí debéis dejarlo aparcado y cruzar la frontera a pie. Una vez en el otro lado, numerosos taxistas están esperando su presa y os pueden llevar hasta el centro, además de ofreceros serviros de guía por la ciudad. El precio normal hasta la Basílica de la Natividad es de unos 30 shekels.
  • Autobús: directamente el autobús 231 te lleva desde la Puerta de Damasco en Jerusalén hasta Hebrón Road en Belén por 7 ILS (1,80€). Aunque el trayecto dura bastante, es la forma más cómoda de llegar.
  • Tours de viajes: desde Jerusalén se organizan excursiones y tours de un día a la ciudad donde nació Jesús. Eso sí, los precios son altos: 75€, pero suelen contar con un guía que te acompaña todo el día.

Optamos por la opción del autobús 231. El trayecto dura casi una hora aunque tan solo 10 kms la separa de Jerusalén. Cruzada la frontera te deja en Hebrón Road desde la cual se llega a la Basílica de la Natividad en unos 20 minutos andando línea recta. Habrá taxis que os pitaran repetidamente para llevaros, son bastante caros, así que es preferible hacer el trayecto andando.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies