Jerusalén en 2 días

Las mejores vistas de la ciudad desde el Monte de los Olivos

DÍA 1

El día empezó muy pronto, amanecimos en Tel Aviv y nos dirigimos hacia Jerusalén, a tan solo una hora de distancia. Teníamos todo el día por delante para ver una de las ciudades más impresionantes del planeta.

Cómo llegar a Jerusalén desde Tel Aviv

Aprovechamos que disponíamos del coche para empezar por el Monte de los Olivos e ir bajando hasta la Ciudad Vieja.

1- Capilla de la Ascensión. A día de hoy una mezquita, es el punto inicial del recorrido, lugar donde se cree que Jesús ascendió al cielo cuarenta días después de su muerte y resurrección según el Nuevo Testamento. En su interior, se puede observar una losa que se cree contiene una de las huellas de Jesús.

2- Iglesia Pater Noster o Domaine de L’Eleona. Además de iglesia, era un antiguo convento de las monjas carmelitas erigido sobre la cueva donde Jesús enseñó el Padre Nuestro a sus discípulos, por eso a día de hoy las paredes están cubiertas por esta oración en más de 100 lenguas.

Horarios: de Lunes a Sábado de 8.30 a 12 y de 14.30 a 16.30 horas.

Entrada: 8 ils estudiantes. 10 ils entrada general.

Domaine de L’Eleona.

3- Iglesia franciscana de Dominus Flevit. Esta iglesia es la siguiente en la bajada desde el Monte de los Olivos. Es de 1930 y es bastante pequeña pero desde su capilla se obtiene una vista muy curiosa de la Cúpula de la Roca.

Horarios: 8:00 – 17:00 de Lunes a Domingo.

Entrada gratuita.

4- Iglesia de Santa María Magdalena. A día de hoy es un convento ortodoxo ruso.

Los horarios son muy restringidos, tan solo abre martes y jueves de 10 a 12 horas y además no se puede ver nada desde fuera, aunque sus cinco cúpulas doradas pueden observarse a cierta distancia.

5- La Iglesia del Sepulcro de María se encuentra a los pies del Monte de los Olivos. Esta iglesia griega ortodoxa es el lugar donde se cree que está enterrada María, la madre de Jesús. Nada más pasar la entrada se accede a la gruta de la Traición a través de unas escaleras que descienden en una oscuridad solo iluminada por unas lámparas que cuelgan del techo. Al llegar abajo encontrareis un cubículo con un montón de gente haciendo fila delante de su entrada. Allí justo es donde se encuentra la tumba.

Entrada gratuita.

6- Basílica de la Asunción, también conocida como Iglesia de todas las Naciones. Para mi gusto, la más bonita de todo el recorrido. A lo largo de la historia, se han construido tres basílicas: la primera de ellas de época bizantina, la segunda del siglo XII durante las Cruzadas, la cual fue destruida por Saladino; y la última es la que se mantiene hasta nuestros días.

En la nave central se encuentra la “Roca de la Agonía”, justo delante del altar.
Fachada de la Basílica de la Asunción

Junto a la Basílica se accede al Huerto de los Olivos, ocho enormes olivos donde Jesús pasó su última noche antes de ser apresado.

Horarios: de Lunes a Viernes 8 a 12 horas y de 14 a 17.

La entrada es gratuita.

Huerto de los Olivos

Entre la iglesia Pater Noster y Dominus Flevit hay un mirador espectacular de toda la muralla y ciudad de Jerusalén, además del cementerio judío que desciende por la ladera del monte.

Tras visitar la tumba de la Virgen María nos dirigimos hacia la ciudad vieja por la Puerta de los Leones dando acceso directo a la calle del mismo nombre, tras la cual comienza la Vía Dolorosa, el camino que siguió Jesús cargando la cruz hasta el lugar de su sepultura. En el recorrido están marcadas 9 de las 14 estaciones del Vía Crucis. Os recomendamos que las busquéis, no es fácil, no siempre están a la vista y la calle no es recta, así que es todo un reto el cual conseguiréis a pesar de dar algún que otro pasito atrás para reandar lo andado y buscar la que os falta.

Las 5 últimas estaciones se encuentran dentro del Santo Sepulcro, el final de un trayecto único que es necesario que vosotros mismos descubráis. En cada estación hay una capilla o una pequeña iglesia que se puede visitar, la mayoría de ellas gratuitas.

Piedra de la Unción en el interior del Santo Sepulcro

Tras acabar la Vía Dolorosa, comer en uno de los mejores puntos de la ciudad: Basti Restaurant and Coffee Shop, y descubrir el Santo Sepulcro, seguimos hacia el barrio cristiano y la puerta de Jaffa. En este último punto se encuentra la Torre de David, una antigua ciudadela del siglo II a.C. construida para fortalecer la defensa de la muralla.

Dentro se encuentra el Museo de la Torre de David de la Historia de Jerusalén. Cómo habíamos llegado un poco tarde no pudimos entrar, así que aquí os dejamos la información de esta página web: https://www.tod.org.il/en/spanish/ donde tenéis los precios y horarios según el momento de la visita.

Aprovechamos para recorrer la zona tanto dentro como fuera de la muralla, con bonitas vistas de la fortaleza según sales por la Puerta de Jaffa, si volvéis a entrar por ella, a mano izquierda os adentraréis en el Barrio Cristiano, otra zona para pasear.

Vistas de la muralla y de la Torre de David saliendo por la Puerta de Jaffa

Aún nos quedaba algo de tarde por lo que nos internamos en el Barrio Musulmán, el contraste es increíble, calles estrechas, gente ofreciéndote recuerdos de la ciudad insistentemente, alfombras y tenderetes por cada rincón… Es imposible seguir un orden y no perderse. Tras descubrir esto último y darnos por vencidas nos dejábamos llevar según la intuición y si la suerte estaba de nuestra parte de vez en cuando encontrábamos algún cartel que nos indicaba alguna atracción turística cercana.

Aprovechad el momento y simplemente recorrer sus calles, comprad algún recuerdo de la ciudad y bebed cualquier zumo de frutas que ofrecen a cada esquina. Es otra parte del encanto de la ciudad.

Se nos estaba haciendo de noche y todos los puestos empezaban a cerrar, aceleramos el paso porque de repente nos encontramos algunas calles desiertas completamente, así que decidimos tirar de GPS y dirigirnos hacia la Puerta de Damasco. Allí aún no había desaparecido el bullicio de las ventas de frutas, ropa o regalos, así que aprovechamos para detenernos otro rato y cruzar la puerta con mucha calma, para apreciarla desde fuera y tomar unas buenas fotos.

Puerta de Damasco

DÍA 2

EXPLANADA DE LAS MEZQUITAS Y MURO DE LAS LAMENTACIONES

Nos levantamos pronto para ver otro de los puntos fuertes de la ciudad de Jerusalén: la explanada de las Mezquitas y el Muro de las Lamentaciones.

Para acceder a esta parte de la Ciudad Vieja hay que pasar un pequeño control de seguridad, nada importante, un escáner para el bolso y ya estás en el otro lado.

Nada más entrar ya llama mucho la atención, judíos madrugadores rezando en el muro, dividido en dos partes, una para hombres y otra para mujeres. En ambos lados, sillas y carritos con libros para rezar.

La gente entra en tal estado de trance rezando que da hasta un poco de reparo acceder hasta el propio muro, pero si quieres meter tu deseo en una de las pequeñas grietas hay que intentar acceder con toda la discreción posible. El ambiente es indescriptible, fuera de lo terrenal.

Muro de las Lamentaciones

Justo al lado del muro podréis observar la rampa de madera que da acceso a la explanada de las mezquitas, de hecho, el único acceso. Hay que pasar de nuevo un control y ya estamos dentro del túnel de madera. Aprovechad el paseo por este para hacer una foto desde arriba del Muro.

El acceso a la explanada es gratuito, pero ¡cuidado! hay que pasar bien tapado, yo iba con una falda larga y camiseta de manga corta pero aun así no pueden verse los brazos, así que como estuvimos previsoras sacamos nuestro pañuelo de la mochila y nos cubrimos, pero si os pilla de sorpresa no pasa nada, nada más acceder os estarán controlando y si consideran que necesitáis taparos os ofrecerán pasminas.

En la explanada se encuentra la Mezquita de Al-Apsa y la Cúpula de la Roca, ambas de acceso restringido exclusivamente a musulmanes, pero eso no impide apreciar estas maravillas desde fuera.

Dome of the Rock. La Cúpula de la Roca es una maravilla
Los horarios son restringidos, por lo que siempre suele haber mucha gente, pero hay momento que casi puedes estar casi solos

Aviso: cuidado con los mimos, besos, gestos graciosos, muecas o cualquier movimiento que los vigilantes que por allí pasean consideran indecoroso, os llamarán la atención.

HORARIOS: Domingo a Jueves.

No está abierto los Viernes, sábados y durante las fiestas musulmanas.

Verano (abril a septiembre): 8.30 a 10.30 y 13.30 a 14.30

Invierno (octubre a marzo): 7.30 a 10.30 y 12.30 a 13.30

Después de nuestra excursión por Belén, nos encontrábamos de nuevo en la Puerta de Damasco y está vez nos dirigimos hacia el sur de la Ciudad Vieja para conocer el Barrio Judío. El contraste es impresionante, calles con poquita gente, algunas prácticamente desiertas y muy muy limpias. Es una sensación de paz y tranquilidad. Al igual que en el Barrio Musulmán os recomendamos recorrerlo sin prisa y sin seguir un mapa (sí, yo, la obsesiva de los mapas, por una vez decide no usarlo) e ir descubriendo sin saberlo sus diferentes zonas.

Excursión a Belén en 1 día

Como llegar a Belén desde Jerusalén.

El limpio y bonito Barrio Judío. Piérdete en sus calles sin rumbo y encontraras lugares como este

Tras un par de horas recorriendo este Barrio decimos dirigimos de nuevo a la Puerta de Damasco para desde allí llegar a nuestro hotel y así aprovechar el trayecto para acabar de comprar las regalos que nos faltaban.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies