Llegar y cruzar la frontera entre Israel y Jordania

Empezábamos un nuevo día y había que llegar hasta Áqaba, en el país vecino. Eran unas cuantas horas de coche por medio del desierto israelí hasta Eliat, una pequeña ciudad a tan solo 8 kms de la frontera con Jordania.

    CONTENIDOS
  1. La ruta hacia Eliat
  2. Cruzar la frontera entre Israel y Jordania

Antes de conocer la ruta, lo principal es alquilar el coche y conocer un poquito sobre la forma de conducir de los israelíes. Aquí tenéis toda la información necesaria.

Alquilar y conducir un coche en Israel.

Ruta hacia Eliat

Consejos para el camino:

  • No atravesar Cisjordania. Nos informamos mucho antes de ir y conocemos gente que hizo ruta con el coche por este territorio sin ningún percance; sin embargo, el seguro de coche no cubre cualquier contratiempo con lo que hay que pensárselo dos veces antes de entrar.
  • Procurar no acercarse mucho a la franja de Gaza.
  • Evitar la Autovía 6, es de peaje y aparte de ser bastante problemático a la hora de pagar, la compañía del coche carga un suplemento extra.

La ruta azul fue la que seguimos nosotras. El propio Google Maps indica como ruta alternativa la de Cisjordania, en nuestra opinión no merece la pena arriesgarse cuando la diferencia es apenas de 20 minutos.

Esta misma ruta evita la Autovía 6, desviándose en Beersheba hacía el este, junto al Mar Muerto y baja directamente hacia Eliat por la Nacional 90. Justo en ese punto hay un mirador bastante espectacular con vistas al desierto israelí y al Mar Muerto. Aprovechad para parar y hacer unas fotos.

Vistas al Mar Muerto desde la Carretera 90. Camino a Eliat

No tiene perdida y es un trayecto bastante fácil y sin tráfico.

Nos avisaron de que echáramos gasolina en alguna ciudad porque durante la ruta por el desierto israelí apenas había gasolineras; sin embargo, nos sorprendimos bastante ya que cada 100 kms hay una estación de servicio, además de un McDonalds en mitad de la nada, donde por supuesto, paramos a comer =)

McDonald en mitad de la nada

Sobre las 16.00 de la tarde estábamos en la frontera, a unos 8 kms antes de llegar a Eliat, está perfectamente señalizado como “YITZHAK RABIN”.

Dejamos el coche en una explanada fácilmente reconocible y nos dispusimos a cruzar.

Cruzar la frontera entre Israel y Jordania

En el lado israelí no hubo mucho problema. Primer acceso control de pasaportes y te indican que te dirijas a la ventanilla para pagar la tasa de salida de Israel: 30 euros por persona. El pago puede hacerse en euros, dólares o shekels y con tarjeta de crédito, pero en este último caso cobran un suplemento.

El siguiente paso es otro control, esta vez igual que en los aeropuertos, con un programa automatizado de reconocimiento fácil ¡Quítate las gafas qué sino no hay manera!

Primera parte completada. Se accede a una zona de tierra de nadie en la que hay un duty free. Obviamente hay que atravesarlo por si acaso te surge justo en ese momento la necesidad de comprar algo =P y se continúa hacia adelante.

Check Point entrada a Jordania

Ahora ya sí, estamos en Jordania. Aquí el control fue algo más flexible en cuanto a trámites y controles pero difícil. No se cómo expresarlo sin utilizar muchos calificativos pero digamos que nos pusieron un poquito en tensión con algún que otro cachondeo. Que si una foto por aquí más larga de la cuenta, que si uy no me has dado el pasaporte y te lo esconden, que si justo cuando estas a punto de salir te indican que te des la vuelta que te falta otro trámite…. Nada, paciencia y buenos alimentos.

Por otras experiencias de viajeros debe ser algo común, nosotras éramos dos chicas solas y supongo que les pareció gracioso vacilarnos un ratito.

Como teníamos la Jordan Pass no había que hacer el visado así que el trámite debería haber sido muy rápido.

Cambio de moneda en la frontera

Dentro del puesto fronterizo se puede cambiar moneda, pero recomendamos encarecidamente no hacerlo, es carísimo. Para cambiar 200 euros en dinares nos cobraron más de 30 euros al cambio. Encima te dicen allí que debes ir con efectivo que luego está todo cerrado, pero no es así, por toda Jordania tanto en Áqaba como en Wadi Musa había cajeros automáticos por todos los lados donde el cambio era mucho más económico.

Así que tras unos 15 minutos de sonrisas falsas y mucha calma, salimos del paso fronterizo y nos encontramos de morros con un montón de taxis.

Los precios están tasados y además bien explicados en un cartel, aun así parece que los jordanos tienen sus propias reglas y cobran lo que les parece. Nos habían avisado así que estábamos preparadas. El trayecto hasta Áqaba según la tasa oficial eran 9 JD, a ellos les pareció mejor cobrarnos 15.

Precios «oficiales» de los taxis en Jordania

Allí había un señor que manejaba el cotarro y negociaba el precio antes de salir, y básicamente nos impuso los 15 dinares. No había otra forma de ir, así que aceptamos y nos llevaron hasta Áqaba.

LA VUELTA

Esta vez sabíamos a qué atenernos. En la parte jordana fue exactamente igual que en la ida, un poquito de risas y hacernos esperar porque sí, pero pasamos sin problemas.

Aquí la diferencia estaba en la parte israelí, supongo que al volver de Jordania se ponen más exquisitos. Preguntas del tipo: ¿qué lleváis en la maleta? ¿Os han dado algún regalo u os han pedido transportar algo? ¿Por qué motivo viajabais a Jordania? ¿Cuantos días habéis estado? ¿Qué relación os une?… y luego control de maletas y pasaporte, TRES para ser exactos con escáner incluido. Si os pasó, no os preocupéis, debe ser algo muy normal.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies