Visitar el Mar Muerto

Lo habíamos leído, nos lo habían contado y nos habían pedido que lo probáramos para dar nuestra opinión: ¿se puede flotar en el Mar Muerto? Allá íbamos a comprobarlo y ya de paso refrescarnos tras aguantar una temperatura de casi 40 grados (por desgracia, el agua estaba bien calentita…)

Ein Bokek – complejo turístico en el Mar Muerto
    CONTENIDOS
  1. Dónde bañarse en el Mar Muerto
  2. Dónde alojarse para ir al Mar Muerto
  3. Recomendaciones

¿Dónde bañarse en el Mar Muerto?

Casi la mitad de la costa del Mar Muerto por el lado israelí está en Cisjordania y el resto es zona vallada con lo que no se puede acceder. El único punto está en Ein Bokek, un complejo turístico lleno de hoteles pero con acceso gratuito al Mar Muerto.

Instalaciones:

  • Centro comercial con restaurantes (McDonald incluido) y tiendas de recuerdos y productos cosméticos.
  • Tiene zona de aparcamiento, ¡cuidado, es de pago! Pero por 5 shekels tienes para dos horas.
  • Baños públicos junto a la orilla y zona de vestuarios.
  • Duchas. Completamente imprescindible. Al salir del agua, debido a la cantidad de salinidad la piel pica un poquito y es recomendable darse una buena ducha después.
Pura sal en el Mar Muerto

¿Dónde alojarse para ir al Mar Muerto?

  • Como hemos comentado, Ein Bokek es un complejo turístico, tanto extranjeros como israelíes pasan sus vacaciones allí, así que los precios son bastante desorbitados, pero hay varios hoteles que si os apetece relajaros y disfrutar de sus instalaciones están muy bien.
  • Arad: es una pequeña ciudad de unos 20.000 habitantes a tan solo 30 kms de Ein Bokek. La oferta hotelera no es muy amplia pero desde luego mucho más económica.
  • Masada: en este parque natural hay un pequeño albergue. El precio es de uno 70 euros la noche según la época del año. No hay más oferta turística pero si vuestra intención es estar cerca del parque para visitarlo es una buena opción.

Bañarse en el Mar Muerto. Recomendaciones

No os voy a destripar mucho la historia, hay que vivirla. Es una sensación extraña y bastante divertida, pero antes hay que saber un poquito sobre qué es el Mar Muerto.

El Mar Muerto en realidad es un lago de agua muy salada que se encuentra entre la frontera de Israel, Palestina y Jordania a más de 400 metros por debajo del nivel del mar. Las aguas provienen principalmente del río Jordán que al no tener salida al mar, deposita todos los minerales en las aguas de este lago, muy ricas en calcio, magnesio, bromo y potasio.

La flotabilidad se debe a la densidad del agua, es tan alta que es realmente imposible hundirse. Una vez tumbados, es hasta gracioso intentar ponerse de pie una vez dentro, cuesta bajar las piernas hacia el fondo.

Flotando en el Mar Muerto

Recomendaciones:

  • Si tenéis heridas en el cuerpo, cuidado, va a escocer un poquito.
  • No meter la cabeza ni mojar el pelo. Evitar que entre agua en los ojos, pica mucho (lo digo por experiencia propia).
  • Darse una buena ducha después.
  • Embadurnarse en barro y dejarlo secar antes de bañarse. Dicen que las propiedades que tiene para la piel son muy buenas por los minerales de sus aguas.
  • No estar más de 15 minutos dentro, llega un momento en que tanta sal se vuelve muy molesta.
  • El fondo está lleno de piedrecitas de sal, raspan bastante, así que utilizar chanclas para entrar al agua.
El famoso barro del Mar Muerto

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies