10 días en Israel y Jordania

Hay mil maneras de organizar el recorrido para diez días, nosotras optamos por la ruta que os desglosamos más abajo, pero quedan muchos lugares interesantes que visitar y que también os recomendamos que incluyáis en vuestro trayecto si podéis. Concretamente en Israel nos quedamos con muchas ganas de ver Haifa y Acre, así como acercarnos hasta Ein Gedi y el Parque Natural de Masada, pero el tiempo y la distancia no lo hizo posible, pero sin duda la próxima vez estos destinos serán nuestra preferencia.

  1. Llegada a Tel Aviv
  2. Jerusalén
  3. Jerusalén – Belén – Herodion
  4. Ruta hasta Eliat – Frontera- dormir en Aqaba
  5. Wadi Rum
  6. Petra (2 días)
  7. Petra (2 días)
  8. Frontera – Mar Muerto – Tel Aviv
  9. Tel Aviv
  10. Vuelo a España

DÍA 1. Llegada a Tel Aviv.

Tel Aviv, después de Jerusalén, es la ciudad más poblada de Israel, con cerca de medio millón de habitantes. La ciudad más dinámica y joven rebosa actividad por cada rincón, por eso se le conoce como “la ciudad que nunca duerme”.

Playa Bograshov en Tel Aviv

Nuestro alojamiento, el Central Hotel, se encontraba en el número 38 de Ben Yehuda Street, a tan solo 5 minutos andando de la playa. Lo que más agradecimos es que había un supermercado 24 horas (abierto incluso en shabat) justo al ladito.

Dejamos nuestras cosas en una coqueta pero limpia habitación y nos dirigimos a explorar la zona. Como ya no teníamos mucho tiempo para disfrutar del día por la ciudad, ya que entre el vuelo y llegar desde el aeropuerto y gestionar el alquiler del coche se nos había pasado casi la tarde, decidimos dar un paseo por la playa y buscar un sitio para cenar.

Justo enfrente de la playa Bograshov nos encontramos con el restaurante Jessica Restro Bar y su bonita terraza nos invitó a entrar. La comida muy buena, los precios son algo caros pero como en casi todo Tel Aviv (unos 60 euros para dos personas) y se suponía que era la happy hour de cerveza. Sin embargo, nos cobraron lo que les pareció, les reclamamos, pidieron disculpas y nos dieron otro ticket con el precio correcto, la sorpresa llegó cuando mirando los movimientos de la cuenta nos había cobrado el primer ticket sin decirnos nada. Fue un trato lamentable.

DÍA 2. Jerusalén.

Centro de peregrinaje y oración para miles de devotos de las tres principales religiones monoteístas, lugar de estudio para historiadores y atracción imprescindible para cualquier viajero, Jerusalén fascina desde el primer momento que se vislumbra en la distancia.

Vista de la Ciudad Vieja y del cementerio judío

Para nosotras uno de nuestros principales intereses del viaje y el que esperábamos muy ansiosas. Teníamos dos días para descubrir la ciudad, así que eso requiere de un apartado especial.

Qué ver en dos días en Jerusalén.

Cómo llegar hasta Jerusalén

DÍA 3. Jerusalén – Belén (Palestina)

Habíamos decidido acercarnos hasta Belén después del Muro de las Lamentaciones y la Explanada de las Mezquitas, y así ver esta pequeña ciudad de Palestina y su Basílica de la Natividad, así que nos dirigimos hasta la Puerta de Damasco para coger el autobús que nos llevaría hasta allí.

La Cúpula de la Roca

En esta parte del viaje vivimos una de mejores experiencias con nuestro amigo Siaf. Fue una parte complemente improvisada y que, sin duda, repetiríamos. Os contamos más en nuestro artículo sobre Belén.

Cómo llegar a Belén desde Jerusalén.

Que ver en Belén en 1 día

DÍA 4. Ruta en coche hacia Eliat – Cruce de fronteras – Áqaba

La visita a Jerusalén se terminaba, así que nos levantamos con fuerzas para seguir la aventura. Nos esperaban cuatro-cinco horas de coche por el desierto israelí hasta una pequeña ciudad en el sur, Eliat. Allí se encuentra la puerta de acceso al país vecino, Jordania.

Vistas del Mar Muerto desde la Carretera 90, dirección a Eliat

Esta parte la planeamos más meticulosamente, era la más difícil y donde no queríamos sorpresas, así que le hacemos una especial mención.

Cómo cruzar la frontera entre Israel y Jordania

Cómo no queríamos empezar la visita a Wadi Rum y llegar a Rum Village de noche (nada recomendable) decidimos descansar y pasar el resto del día en Áqaba, una ciudad portuaria al sur de Jordania y la más cercana a la frontera.

Áqaba

Otra manera de organizarlo es ir primero a Petra y después de cruzar la frontera dirigirse directamente a Wadi Musa, hacer noche allí y empezar por la mañana con la visita. Eso ya queda a vuestra elección.

DÍA 5. Wadi Rum

Habíamos dormido en Áqaba y a las 10.00 nos esperaba el taxista que teníamos contratado para llevarnos hasta Wadi Rum, allí íbamos a pasar el día y a dormir viendo las estrellas en las dunas de este desierto jordano.

Wadi Rum, el desierto rojo de Jordania.

Wadi Rum

DÍAS 6 Y 7. Petra

En realidad tuvimos un día y medio para visitar Petra. Después de amanecer muy temprano en el desierto, nuestro amigo beduino nos llevó de nuevo hasta el Rum Village y allí ya teníamos a un nuevo taxista esperándonos para acercarnos a Wadi Musa, el pueblo que alberga una de las maravillas del mundo, Petra.

Llegamos a medio día a nuestro hotel, el Sharah Mountains, dejamos las maletas y nos dirigimos hacia Petra andando, unos 20 minutos cuesta abajo. Aun así, el hotel tiene un servicio de shuttle gratuito que te acerca a Petra y te vuelve a recoger tantas veces como queráis.

El Tesoro de Petra

Una vez frente al Visitor Center nos esperaba una de las maravillas del mundo, Petra.

Petra

Dónde comer y alojarse cerca de Petra

DÍA 8. Frontera – Mar Muerto – Ein Bokek

Era nuestro último día en Jordania, así que de nuevo otro taxista nos llevaba directamente hasta la frontera, casi dos horas de camino y por 40 JOD (50 euros).

Una vez superado el trámite estábamos de nuevo en la explanada donde habíamos dejado el coche. Bien calentito, pero allí estaba, sano y salvo. Ese día nos esperaba otro de los grandes momentos de nuestro viaje, bañarnos en el Mar Muerto y por la tarde- noche volveríamos a Tel Aviv ya para dormir.

El Mar Muerto

El Mar Muerto en Ein Bokek

DÍA 9. Tel Aviv

Nos levantamos con muchísima pena, había sido uno de los viajes más impresionantes que habíamos hecho, tanto para mi amiga como para mí. Como no queríamos desanimarnos pensamos en el día que aún quedaba por delante: conocer un poquito de Tel Aviv y disfrutar de sus playas.

Old Jaffa

Que mejor manera para despedirse que desde aquí:

Playa Bograshov al atardecer

DÍA 10. Regreso a España

Se acabó, nos quedaban 5 horas de vuelo y estaríamos de nuevo en casa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies